PUBLICIDAD LÍQUIDA

Nueve  días después de estrenar 2017, murió Zigmunt Bauman, filósofo y marxista

Un  “Creativo” que al calificar a la nueva sociedad en la que vivimos como “líquida” demostró, una vez más, la relevancia comunicativa  de  apropiarse de un concepto. O de reinventarlo para los que no leyeron a Heraclito. En su caso calificar de líquida  a la actual coyuntura social fue un hit expresivo, el puñetazo en el ojo de los carteles decimonónicos en formato libro.

Como promete el maestro Ricardo Pérez LA PUBLICIDAD TIENE LA PALABRA” y la Filosofía también.

Hoy, en las ágoras,  el adjetivo “líquido” apela a que lo sólido ya es historia. Como la TV , el cine, el vinilo o el DVD…

Podemos mirar por el retrovisor con nostalgia o mirar hacia el futuro con espíritu aventurero. Es una opción de las muchas que elegimos según diseñamos nuestra estrategia de posicionamiento vital.

Aquí y ahora a mi lo que me interesa es poner el foco en lo importante que es siempre la palabra clave, esa que aparece de tarde en tarde “sorprendiendo” por su significado, por su destreza para conectar ideas con creencias y emocionar.  O lo que es sinónimo su capacidad de mover. Bauman ha movido. Ahora aceptamos “lo liquidó” como imperativo igual que aceptamos que es necesario respirar para vivir.

No me cabe duda de que parte de ese éxito se debe también al esfuerzo de muchas de las nuestras provocando eco a modo de publicity.

Las marketeras y publicitarias nos ganamos la vida afilando el ingenio cazador de calificativos para nuestros productos con el fin de que suene como una novedad y los programamos como las  alertas de nuestros smart para  que  despierten del aburrimiento de lo recurrente. Vivimos de esto, por eso  señaló que  aunque el concepto se le ocurriera al viejo profesor británico , es justo y necesario reconocer la virtud de sus editores que también  fueron sabios al  aplicarlo a su discurso, perseverando  hasta hacer de él una marca. La marca Bauman. Amor líquido, Sociedad líquida, Oro líquido ( no, este es de uno de casa con mucho aceite)

En un periodo en el que impera no solo lo efímero, sino también lo intangible, Zigmount nos invitó a reflexionar sobre por qué el holocausto fue consecuencia del ideal de modernidad, o sobre cómo hemos elegido renunciar a ejercer algunas libertades a cambio de ciertas comodidades que  nos aportan sensación de seguridad.

Nos llamó posmodernas distópicas, quizás porque la utopía ya nos suena todos a cuento fantástico, poco creíble y ajeno a la condición humana, que tiende a renunciar a la solidaridad a medida que acumula patrimonio personal, o poder.

Se nos ha ido un romántico que habló y escribió sobre las consecuencias de la globalización…todo un reto, o un negocio editorial.

¿Es líquida la publicidad? ¿Es líquido el amor? ¿Es líquido el  feminismo? Probablemente…

Pero ¿Es eso grave? No lo creo. Es sencillamente diferente.  Mucho más trepidante, mucho más democrático, mucho más complejo para todos aquellos a los que se les comieron el queso.

Otro gran pensador, mucho más controvertido, polifacético y pragmático,  Allan Stewart Komomgesberg,  conocido como Woody Allen, me resulta igual de profundo pero más divertido. Coincido con él en que “El dinero no da la felicidad, pero procura una sensación tan parecida, que necesita un especialista muy avanzado para verificar la diferencia”.  Se nos acusa a las publicitarias de ser la bruja de blancanieves que invita al consumo de productos innecesarios, con tanta vehemencia que ni nos molestamos en contestar enfáticamente, que es el nuestro un oficio capaz de multiplicar el pan y los peces. Ayer con medios de masas y palabras memorables creamos demanda mejorando el nivel de vida de casi todo el mundo, no me olvido de Asia, ni de África.  Hoy con multimedia en el bolsillo nos espabilamos como siempre para dar luz a lo que sin nuestro empeño y conocimiento es difícil de identificar en un mar de equidad de beneficios por diferenciar.

Lo líquido nos ha hecho poner el foco en nuestro ombligo, no es tan nuevo, Hay un mandamiento milenario que lo resume todo en amar al prójimo como a una misma-

Ahora o somos marcas personales, o no somos.

Es lo que tiene ser responsables, o ser “adultas” proactivas en pro de la búsqueda constante del crecimiento personal que nos haga más flexibles, más versátiles y más resilientes, para vivir todas las vidas que nos toquen por suerte, por destino o por esfuerzo. ¿Podemos elegir vivirlas como pares, o como parias? No lo tengo tan claro en en un entorno de desinformación generalizada

El entorno fluido quizás requiere más compromiso, más determinación, más riesgo y también más inteligencia emocional. En un mundo líquido podemos, flotar, sumergirnos,, nadar, incluso a contracorriente .pero ¿Estamos alerta de las consecuencias de elegir lo uno o lo otro?

¿ Salir de Europa ?  ¿Continuar en España? ¿Respetar a Trump por ser un presidente electo democráticamente? ¿Aceptar que los hombres cobren más que las mujeres? ¿Nos da miedo la libertad de elegir? (¿Alguien recuerda a Eric From?)

Que bonito es vender productos o marcas que nos hacen felices efímeramente. Que inteligente es crear riqueza, en un mundo de autónomos donde todas las personas son susceptibles de necesitar nuestros servicios varias veces a lo largo de su carrera publicidad  ¡Viva la publicidad! ¡Viva un oficio noble que busca y encuentra palabras claves!  Que vende maquillajes, solidos, en polvo, en crema, y en varias densidades acuosas…

Vivan las personas que aman lo que hacen, que lo defienden y que lo venden al mejor precio posible, porque de ellas será el presente. Ellas dejarán huella, y  otros beberán de su fuente, líquida o gaseosa. Yo por ejemplo siempre elijo Coca-Cola, le pone chispa a mi vida y da sentido a mi carrera.

Elijamos ser felices, Somos lo que hacemos, y hacemos mucho y muy bien.  Nos adaptamos al entorno que no es poco.

¿Qué opinas?  Me gustaría escucharte …

Me gustaria que fueses la Bauman de nuestro oficio, porque sigo pensando que necesitamos autores y textos con palabras clave que ayuden a demostrar que este es un gran oficio tan merecedor de reconocimiento público como el de empresaria.  

Sin demérito de novelistas, actores, cocineros, periodistas, deportistas, enfermeras, médicos, profesoras y todas las categorías profesionales

que existan o que aún están por inventar, la profesión de hacer brillar a las marcas debería tener como mínimo el mismo nivel de respeto y reconocimiento que la ingeniería, la medicina o cualquier otra ciencia. ¿Para cuando un Principe de Asturias para un empresario o para una experta en hacer que la economía líquida o las marcas líquidas fluyan y vendan?

Conexiones:

En el mar de la comunicación es importante conectar, me gusta especialmente  la respuesta que da Angeles Escobar, Ceo de Arena Barcelona al hilo del entorno “liquido” por el que nadamos:

“La comunicación integrada, multimèdia y multiplataforma no es futuro. Es ya una realidad. En Arena hace 6 años que creamos el àrea de Transmedia, especializada precisamente en crear acciones que se cuentan usando los Medios como si cada uno de ellos fuera el capítulo de una historia concatenada. Cada mensaje de la historia se adapta al Medio para el que se creó: no es lo mismo el mensaje plasmado en un blog, que en un vídeo, o en forma de tuit, y cada medio rinde un Servicio específico para construir la historia completa. El vídeo puede ayudarnos a evocar emociones, el tuit puede darnos la actualidad y tiempo real que necesitemos, y un blog la visión del experto, por ejemplo. Históricamente hemos usado los Medios empezando a comunicar desde los Pagados, para seguir con los Ganados y culminar en los Propios. Hoy día tenemos que construir una arquitectura de Comunicación empezando por los Medios Propios, siguiendo por los Ganados y terminando en los Pagados. De este modo ahorramos dinero a nuestros clientes y generamos una comunicación más creíble y más efica”

También me gusta cuando Angeles Escobar dice :

“En realidad crece el consumo de todos los medios, los de proximidad y los medios globales. Gracias a las nuevas tecnologías y a su democratización, los consumidores hemos aumentado el tiempo que dedicamos a interactuar con los Medios y por tanto más horas dan para aumentar el consumo de medios nicho y de medios generalistas, de medios locales, y de los globales.”

Pero  lo que más me gusta es cuando dice lo que yo también pienso

“La creatividad en medios  crear conexiones únicas entre marcas y personas a través de ideas extraordinarias. La nueva moneda no es el dinero, son las ideas. “

 

Parte de esta entrevista se publica en la revista Anuncios en mi columna Madwoman

Be Sociable, Share!