Publicado en Revista Anuncios, junio/julio 2016 

Olor a brea


Llegan las vacaciones y nuestros amigos los medios de comunicación siguen perdiendo peso en el mundo físico y ganando protagonismo en el virtual.

Las promos de las revistas ya ni nos tientan y cada vez somos más las que compramos el cebo igual que compramos gmail conscientes de que nos han pescado pero a medias…Los clientes y los quioscos lo saben ¿es ahora la revista el devaluado regalo? 
¡Qué pocas somos ya las que no invertimos a diario un par de horas de ocio surfeando en el móvil en detrimento de trasnochado hábito de hojear revistas 

o periódicos en papel !
Pese a eso, yo al menos empiezo a estar saturada de tanta vida “social” a larga distancia, de tanto hipervínculo y de tanta celebridad a la que video Vloguear…
Así que este verano me voy a ir a la playa y a la piscina a la antigua, con mis novelas de bolsillo y mis revistas de papel. En plan vintage. Aunque el mono me pueda, lucharé por dejar el móvil en modo avión o en el hotel. Él también se merece un veraneo.
Dicen las que saben, no es mi caso, que los anuncios de revistas son los más eficaces. Se leen por voluntad propia. Porque lo que cuentan te interesan. A todo color, e incluso a doble página, te muestran al producto objeto de tu deseo en todo su esplendor. Si eres cliente te dan un subidón de autoestima. Si eres target , la modelo , si aparece, toma mucho más distancia que la videobloguera de turno, lo cual empodera a tu criterio. Las chicas agradecemos mucho las propuestas de las estilistas. Son otro tipo de anuncios con direcciones y precios… El vídeo mola pero encapsula. Esta demasiado personalizado.

Me huelo que a las revistas tarde o temprano habrá que reinventarlas. Todo es posible, al igual que hemos reinventado la publicidad en los contenidos devenida en Branded Content podemos inventar un nuevo medio – que si La Academia en su loable defensa del castellano, no lo impide, puede que acabe llamándose MAGAZINE, porque magacín ya está aceptado por la RAE

Así con ese invento las millennials quizá redescubran el papel y todas sus ventajas como soporte de buena publicidad. Y el medio nos seguirá haciendo la ola, por favorecer su independencia o al menos su rentabilidad.  

¡Si vuelven los vinilos y está de moda imprimir fotos porqué no apostar por las revistas!

 Esta claro que estamos creciendo en nuestro dominio del mundo multimedia-mulltiplataforma-microsegmentado, Crezcamos pronto y refundemos la publicidad antes de que Sakozy refunde el capitalismo. Eso es innovar.

 Los anuncios en revistas siguen siendo para el verano. Las pantallas al sol venden menos. Son para ver deporte en la sobremesa y disfrutar del arte de concentrar la esencia de un mensaje persuasivo en 20” o como máximo 30”. No hace falta más. Hoy sabemos buscar lo que nos interesa. Más puede ser menos. 

Nuestro oficio consiste en conseguir que nuestros clientes seduzcan más y mejor, que nuestros anuncios tengan el poder de convertir a sus marcas en deseables e imprescindibles para una vida maravillosa… ¿Lo hacemos mejor ahora que antes? ¿Alguien puede explicarme cómo?. A mi eso de que me manden de un sitio a otro para ver lo mismo, pero más largo….me suena a mi sobrina-nieta reclamando que la mire hacer piruetas hasta el hartazgo. Esa paciencia solo la tiene una madre. Igual que las fotos de la boda que deberían prohibirse fuera de la más estricta intimidad de la pareja, esos anuncios con pretensiones de película deberían considerarse autofotos. y quedarse , como solía hacerse, en la bobina histórica de la Agencia, para que Sergio Rodríguez los tenga catalogados y puedan verlos futuras generaciones o nosotros mismos.. .. 

Feliz julio, igual en agosto volvemos a ser campeonas de Europa. Igual el machismo en el deporte brilla por su ausencia… Los sueños se cumplen.

Be Sociable, Share!