Articulo publicado en la Revista Anuncios, 13 de mayo del 2013

images

Mad Woman defiende la salvación del línce ibérico.(Linx pardinus)

(Especie catalogada en peligro de extinción desde 2.002)

¿A dónde ha ido Maripili?

Según Carmen García Ribas, Directora del Máster de Liderazgo femenino de la UPF, una Maripili  es una mujer de cualquier edad que quiere gustar a todo el mundo, que lucha por ser buena en todas y cada una de las facetas de su vida cueste lo que cueste y que se derrumba al observar cualquier atisbo de rechazo o censura. Afortunadamente en nuestra profesión las Maripilis no abundan, esta es una profesión de valientes, o al menos eso sueño. Las Maripilis no se atreven a molestar a nadie y nosotras si. Según Carmen, que todos los días anima  a sus alumnas a salir de su armario “estereotipero” si te comunicas con miedo te conviertes en un ser sumiso y si lo haces sin miedo seduces.  Nosotras , las Mad Woman ya hemos aprendido la lección pero ¿y ellos? Me refiero a los Mad Men. No lo se, parecen un poquito despistados. Quizá es que estén muy ocupados observando a las hembras  desde lejos.  Ya sabemos que en España y en todo el planeta tierra las Directoras Creativas, no abundan.

 

El otro día en una de esas reuniones de Ex-Maripilis, apareció un lince ibérico, Enrique de Mora, afamado consultor y autor de Funny Pop, Zigzag y Animaladas, y nos contó que el modelo de líder femenino había pasado según su experiencia como hombre biólogo, y hombre consultor, de Hiena  a otro tipo de felino, menos feroz. Y se quedó tan ancho.

Entre Ex-Hienas y Ex-Maripilis debemos estar las otras, las que ya no salimos en los anuncios, por el miedo que les damos a muchos felinos y alguna Hiena, quien sabe…

Los y las publicitarias llevamos años trabajando con miedo a herir cualquier tipo de sensibilidad de género. Hace años que las coladas, comidas y cuidado de niños y ancianos son territorio de alto riesgo en el que colocar a una mujer puede ser tachado de sexista. Incluso cuando nos desdoblamos y hacemos varias versiones (véase la campaña de Innocean Australia para Kia “Modern men and women” ) le damos el coche pequeño a la chica, no se sabe si para provocar debate  o por fidelidad a las estadísticas de venta.

Como  colectivo profesional y ya que aspiramos a ser un producto cultural y tener un sillón en la Real Academia, y además somos relevantes agentes de cambio, nuestro trabajo no tiene otra que ser cuidadoso con la masculinidad y la feminidad. No conocemos muchas  más maneras de ser y/o relacionarnos.

Pero por favor, sin atentados a la inteligencia de la audiencia. Y teniendo en cuenta que en lo masculino y femenino también están los gay y lesbianas.

¡SALVEMOS AL LINCE IBÉRICO!

Los hombres valientes, aventureros, dispuestos a pensar de forma razonable, fuertes pero afectuosos, independientes y con iniciativa, dispuestos a lograr sus objetivos noblemente. Preocupados por disimular su lado femenino frente a otros hombres, sexis y fibrosos. Son los hombres que siguen vendiendo (¿Alguien no ha leido las 50 sombras de Gray?)

Las mujeres sumisas, subordinadas y sin pretensiones son las que a ellos les gustan, y que como el catalán de Aznar solo son aceptables en la intimidad.

Si los dos ponen lavadoras o dan de comer a sus crías juntos o por separado no es demasiado relevante, es lo que toca. Como toca sobrevivir una vez juntos y otra separados.

Quizás, solo quizás, si un día no muy lejano en los departamentos creativos hay más directoras, habrá una publicidad de género más realista. En la publicidad  no hay paridad, ni diversidad cuando en la cocina de las Agencias hay menos de un 10% de chicas. Cuando a “ellas” les de menos miedo, plantarle cara a los chicos y decirles que se aburren de sus chistes malos y de estar todo el día en la Agencia, que hay que cooperar más y competir menos, quizás no haya que hablar más de estas nimiedades.  Y quizás ese día sea mañana.  ¿Alguien se apunta a una iniciativa por la paridad en la Dirección Creativa de las Agencias?  Con la paridad ganamos todos, sobre todo nuestros clientes y nuestras audiencias. El feminismo de tercera ola apuesta por la diversidad de modelos de mujer determinados por cuestiones de clase social, contexto cultural, circunstancias étnicas o religiosas.  Ahora es la mujer quien ha de decidir lo que es bueno o malo para ella, y si le apetece o no ser objeto o sujeto sexual.  Vamos siendo mayorcitas para defender nuestros derechos y hablar por nosotras mismas. Este nuevo modelo de reivindicación femenina es un feminismo que integra, y respeta la diferencia. Nos gusta ser mujeres, ser madres y poner la lavadora si nos apetece, y nos gusta que nos quieran, pero si no nos quieren no pasa nada. Y también nos gusta dirigir equipos y hacer varias cosas a la vez. Y no tener miedo al reloj biológico, porque hay vida después de los 40, de los 50 y quizás de los 60. Y sobre todo  nos gustan los hombre, esos linces a quienes tanto nos gusta mimar y cuidar.

Esa especie tan salvaje que nos cautiva en las novelas románticas, y nos regala rosas.

Esos tipos blanditos o duros son los hombres reales de carne y hueso que queremos ver en los anuncios y no lo hombres de cubrir expediente legal. Hoy ya es historia, en cuestiones de género también.

 

 

 

 

 

 

Be Sociable, Share!