La calidad vende

La calidad, como la fama cuesta (tiempo y dinero) Pero la recompensa merece el esfuerzo

En 1999  Internet llevaba ya  casi una década entre nosotros y  prometía ser lo que ha sido, el primer medio multimedia,capaz de robar el nombre a las campañas publicitarias con versiones para todos los medios a las que hasta entonces llamábamos así. Un nuevo medio/soporte/herramienta en el que cabía todo. Un todo que Inspiró la idea de crear buscadores, como Google. El meta medio a día de hoy. Gracias sin duda a Apple y su iPhone que ha puesto  a la red de redes entre los dedos de todos.

Si pasamos por alto el pinchazo de las burbujas fruto de llevar el liberalismo económico hasta sus últimas consecuencias, podemos decir que en estos últimos 15 años han cambiado muchas más cosas en la forma que en la esencia. Los cambios nos han obligado a reinventarnos (como en La Gran Estafa Americana) y adaptarnos a las nuevas realidades. A los 15 años una persona está dejando de ser un niño pero tampoco es aún un adulto. A los 15 años el presente es tan prometedor como el futuro. Aunque estés inseguro de todo estas aprendiendo a vivir en la incertidumbre que te acompañará para siempre.

Me miro a diario en el espejo USA, porque pienso que aún van en temas de Marketing y Comunicación un paso por delante de EU. Pero cuando me miro, lo hago segura de mi propia imagen, sin complejos. Cuando viajas a otros países ponés en valor al tuyo. Una de las cosas que más me gusta del mercado de comunicación americano son sus múltiples capas. Lo mismo pasa en Europa pero no nos enteramos- hablamos muchos idiomas-. En esas capas afortunadamente hay sitio para todos como en Internet. Aunque va a cumplir pronto un cuarto de siglo, en mi modesta opinión Internet funciona aún en precario. No como medio. No como soporte. No como herramienta. Sí como oportunidad de comunicación comercial. El obtener las cosas gratis es no otorgar ningún valor al intercambio. Si el que da no valora lo que ofrece ¿Qué valor ha de darle el que lo recibe? ¿Dónde está el esfuerzo?. El precio siempre ha sido clave en la estrategia de posicionamiento. ¿A dónde nos lleva el bajo coste o el coste cero? Google ha dado mucho, a cambio de mucho (nuestros datos). ¿Son buenos los monopolios? ¿Son éticos?. En Internet buscamos cosas y cuando las encontramos la publicidad nos aborda burdamente. Eso hay que cambiarlo.

Vuelvo al principio. La calidad vende.  Pero la calidad no es gratuita.

Me licencié en Publicidad y RRPP en 1982, en esa época los medios clásicos brillaban con luz propia. Los anunciantes habían encontrado a sus públicos identificando los soportes que más les atraían y les mimaban incrementando la calidad del producto. Una mujer interesada en la moda “compraba” una revista como Elle o Telva y veía preciosos reportajes donde descubrir  cosas. Información pagada también con el dinero de la publicidad  a la que también le gustaba mirar porque en ella también aprendía y se informaba. Unas revistas a las que la industria de la moda sigue alimentando porque los editoriales son contenidos de RRPP. Donde se apuesta por los Blog y las blogeras.

En los 90 las Centrales de Compra entraron como brokers con sus operaciones financieras para desvirtuar la relación directa y romántica  entre la audiencia, la agencia creativa, el anunciante y el medio. No obstante la publicidad ganaba en calidad día a día, y nuestros creativos eran “la roja” en los festivales internacionales.

El valor al producto se lo da la buena comunicación. Una comunicación de nivel, honesta, profesional,inteligente, que contribuya a la excelencia  del soporte por el que se sienten atraídas las audiencias. De ahí las grandes series de televisión, de ahí el Barter. Tu me dás audiencia y yo te doy recursos para que tu producto mejore. En Internet los cambios sociológicos son acumulativos. Nada desaparece todo se integra.

La robótica, la genética, la biotecnología. la biología sintética… además de Internet  abren la puerta a una nueva sociedad donde sigue siendo importante “conocer” y “comunicar”. Pero donde es más necesario que nunca “distinguirse” positivamente.

El valor se abre paso entre los conocedores como ha hecho siempre. El talento se respeta. El boca oreja es más viral que nunca. Con un smart en la mano, lo “malo” tiene los días contados.

La calidad, como la fama cuesta (tiempo y dinero) Pero la recompensa merece el esfuerzo.

Desde estas páginas tengo la oportunidad de entrevistar a mujeres excepcionales, de las que no dejo de aprender. Todas ellas además de una formación extraordinaria tienen actitud. La actitud de escuchar, de seguir aprendiendo, de generar riqueza, de cooperar y de ofrecer valor. Todas saben que la calidad vende. Que comunicar suma, pero comunicar mejor  multiplica.

Be Sociable, Share!