autoempleo.sostenible.reyes.ferrer.elperiodicoaragonAutoempleo sostenible

El cuento de la lechera segunda parte.

VERSIÓN LARGA DEL ARTÍCULO PUBLICADO EN EL PERIÓDICO DE ARAGÓN 6/10/13

Vivo en elBajo-Baix Cinca. Un lugar precioso lleno de contrastes. Allí, la semana pasada, La Comarca nos invitó a participar en un curso sobre autoempleo sostenible. Muchos acudimos pensado que iban a enseñarnos a hacer conservas, o a descubrir en  el orégano  de nuestro monte una nueva fuente de ingresos. Pero no.

Una pareja de antropólogos jóvenes de espíritu y curtidos en el arte de sembrar ideas revolucionarias en mentes despiertas, nos enseñó a mirar hacia atrás para poder emprender y emplearnos. Su propuesta no era otra que invitarnos a descubrir  lo que nos gusta hacer y hacer de ese placer nuestro proyecto de vida. El de ellos es ahora enseña a desaprender a sus alumnos, algunos de los cuales probablemente ya han vivido su propio cuento de la lechera, creyendo que con uno o varios  titulos universitario, una formación profesional o una oposición sería  suficiente para vivir con holgura. Hasta que una piedrecilla como la crisis o el cambio de modelo económico  les desestabilizó y convirtió en  trizas algunas de sus  expectativas. Suerte que todos tenemos recursos, entre ellos la memoria para identificar el lugar en el que encontramos el obstáculo y porque no lo vimos. Gracias a esos recursos que no son dinero sino amigos, vecinos, familia,salud, tiempo y conocimiento podemos volver a recobrar la iniciativa. Saber  hacer algo muy bien no es suficiente si no tienes tus necesidades básicas cubiertas. No  todos tenemos los mismos fans  que nos aplaudan al levantarnos y nos den apoyo para seguir intentandolo o para tener paciencia mientras hacemos otras cosas como trabajar de camarero en Londres o de dependienta en Zara de Moscú. Aprender a contar con este tipo de recursos  es parte de lo que se enseña en el curso al que acudí. Aprender a hacer comunidad y a volver al gremio, a la cooperativa o a la asociación…  Desde la gran ventaja competitiva que ha representado ese pasado reciente en el que han aparecido las redes sociales, los grados de titulación múltiple y un nivel de formación e información al que nuestra sociedad no estaba acostumbrada podemos inspirarnos, formarnos, darnos a conocer y organizarnos. ¡Hagámoslo!. Pero sin prisas ni ambiciones desmedidas. Hablamos de sostenibilidad.

El autoempleo no consiste en renunciar a trabajar en una empresa como asalariado, ni  a los beneficios sociales que todos nos merecemos. Pero si consiste en tomar conciencia de que cada persona es dueña de su destino y que de su capacidad de hacer cosas y adaptarse a los cambios  va a depender su felicidad futura. Y en dejar atrás viejas creencias, como la de competir en lugar de cooperar.

Trini y Pepe, mis nuevos maestros, con su Corazón Verde y su autoempleosostenible.com predican cosas sencillas e invitan a no tener prisa, a pensar en pequeño. Enseñan a hacer pan, mantequilla, jabón, mermeladas o rutas teatralizadas para acariciar el entorno natural y sus misterios. Cosas que estimulan todos los sentidos. Tan necesarias como evocadoras. Ellos son la vaca, la leche, el jarro, la piedra y la lechera. Ellos se adaptan a los cambios y diversifican. Ellos innovan mirando al pasado. Predican con su ejemplo unas veces  en Fraga y otras en la gran red que crece alrededor del mundo. Por eso se diferencian. Por eso se ganan tan bien la vida.

Be Sociable, Share!